Billo Frómeta, el dominicano que se enamoró de Caracas

Escrito por  //  15 Nov 2017  //  Cultura Urbana  //  Comentarios

Billo Frómeta, el dominicano que se enamoró de Caracas

Un día como hoy pero en 1915, la ciudad de Santo Domingo, República Dominicana, recibiría en el mundo a Luís María Frómeta Pereira, mejor conocido como “Billo Frómeta”, quien se convertiría en una voces más conocidas y queridas de Venezuela, especialmente en Caracas, por el éxito de su orquesta “Billo’s Caracas Boy”.

Hijo de Olimpia Pereira y José María Frómeta. Billo conoció sus dones por la música desde muy joven, ya que en la escuela primaria donde estudiaba, la música era de asignación obligatoria.

PREFERENCIA MUSICAL

En 1993 inicia sus estudios en la Facultad de Medicina de la Universidad de Santo Domingo, siendo el deseo de su padre contar con un médico en la familia Frómeta, sin embargo, Luís María abandona sus clases de medicina y decide dedicarse de lleno al mundo musical.

Su primera banda con relativo éxito la conformó con su Francisco Damirón, su hermano Fernando Frómeta y Ernesto Coronado conocido como “Negrito” Chapusseaux , quienes fundan la orquesta de baile “Santo Domingo Jazz Band”.

Llegó a Venezuela el 31 de diciembre de 1937, para tocar en el Roof Garden, local de baile en Caracas, en el centro de la ciudad. Los hermanos Sabal, empresarios y dueños del local, decidieron cambiar a último momento el nombre de la orquesta, por el de Billo's Happy Boys sin notificar a Billo Frómeta.

Al saber el representante diplomático de República Dominicana acreditado en Caracas sobre este cambio de nombre, hubo protestas en República Dominicana porque no era mencionada la capital de aquel país.

Este inconveniente, y el hecho de estar República Dominicana bajo la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo y la prórroga consecutiva del contrato, obligaron a los integrantes de la orquesta a permanecer en Caracas, con un exiguo sueldo. Sin embargo, ello motivó a la agrupación a permanecer en Venezuela, adquiriendo cada día mayor raigambre en el seno del público.

BILLO´S CARACAS BOYS

En 1939 Billo se vio afectado por el tifus de tal manera que se consideraba imposible salvarlo, por parte de sus médicos, por lo que deciden desintegrar “Santo Domingo Jazz Band”. No obstante, logró recuperarse y volvió a continuar su trabajo orquestal.

En agosto de 1940, Billo reagrupa su orquesta y le cambia el nombre a “Billo's Caracas Boys”, nombre que aún mantiene y colocado en honor a la ciudad donde residiría hasta el final de sus días y de la que siempre manifestó su ferviente amor con temas como “Canto a Caracas”, “Mi viejo Guaire”, “Sueño caraqueño”, “Un cubano en Caracas”, “Caracas pórtate bien”, entre otras.



LEGADO

El 27 de abril 1988 al finalizar un ensayo en el Teatro Teresa Carreño con el tema Un Cubano en Caracas, que el día siguiente sería un concierto homenaje por sus cincuenta años de vida artística en Venezuela, los músicos de la orquesta, puestos de pie, le ovacionaron largamente.

Al parecer, la emoción impactó en exceso en el ánimo de Frómeta quien se desplomó al instante, probablemente víctima de una hemorragia cerebral. Entró en estado de coma y, sin recuperar la consciencia, falleció el 5 de mayo de 1988.

Con la muerte de Billo Frómeta se cerró una página importante en la historia musical venezolana, por cuanto su orquesta animó el espíritu nacional y le enseñó a querer no solo a la música nativa, sino también otros ritmos como la cumbia, el bolero y el merengue originario de su tierra.

Algunos críticos consideran que Frómeta fue músico de nacimiento, intuitivo en el sentido de que aún descartando sus muchos años de aprendizaje teórico y la constante práctica y ensayo, llevaba el sentido melódico y rítmico, además era observador de la idiosincrasia popular, la que siempre supo captar en sus diversas composiciones dedicadas a Venezuela y, sobre todo, a la ciudad de Caracas, donde residió hasta el final de su vida.

FUENTE: Varias

Comentarios via Facebook