Rómulo Gallegos de Escritor a Presidente de Venezuela

Escrito por  //  2 Aug 2018  //  Sacven en la red  //  Comentarios

Rómulo Gallegos de Escritor a Presidente de Venezuela

Nacido en Caracas el 2 de agosto de 1884, sus padres fueron Hijo de Rita Freire Guruceaga y de Rómulo Gallegos Osío, su vida literaria inicio como un escritor está asociado al teatro. Junto a sus compañeros de la revista La Alborada compartió la pasión por este género. Llegó a escribir varias obras, como “Los ídolos” (1909) y “El motor” (1910), de las cuales solo esta última se publicó en vida del autor. “Los ídolos” fue una pieza de la cual hizo una versión probablemente del mismo año, “Los predestinados” (la primera permanece inédita; la segunda fue publicada en el n° 2 de La Alborada, el 14/2/1909). En las «Obras selectas», Editorial Edime, 1959, aparece «El motor» y «El milagro del año» de 1915, que también publicó como cuento.
Su experiencia como dramaturgo luego se mostrará en el cine con el guion de “Doña Bárbara” en 1940, y de “La Trepadora”, «Canaima» y “La Señora del frente”, para la industria mexicana. También en “Juan de la Calle” (1941).
Un periodo importante en su vida fue como cuentista abarca desde 1913 hasta 1919,. En sus obras siempre mantendrá el realismo, las cuales se dividen en tres temáticas fundamentales: Los de crítica de costumbres, los de ambiente criollo donde plantea la antinomia civilización y barbarie, y los que describen pasiones, desequilibrios y anormalidades.
En 1927 viaja para presenciar los llanos venezolanos y así documentarse para su próxima novela. El resultado sería Doña Bárbara publicada en 1929. Doña Bárbara representa aquella Venezuela cruel, insensible por la corrupción, traición, despotismo, falta de libertad, latifundismo e injusticia y brujería; pero en el melodrama se muestra que en la realidad existía también una raza buena que ama, sufre y espera para luchar contra la dictadura desenfrenada de aquel entonces, gente representada por Santos Luzardo. Esta novela lo llevaría al reconocimiento público, fue la más exitosa de sus obras.
Es en este momento que Juan Vicente Gómez al ver su prestigio lo nombró en 1931 senador por el estado de Apure, pero sus convicciones democráticas lo hicieron renunciar al cargo y expatriarse, exiliándose en 1931 a Nueva York.
En 1932 va a España y permanece allí hasta que en 1935 muere Juan Vicente Gómez y Rómulo Gallegos decide volver a Venezuela. En el año de 1934 publicó Cantaclaro, y en 1935 Canaima. Así como para Gallegos el mestizaje era la solución de los conflictos entre mantuanos e indígenas, el mestizaje también sería la solución de los conflictos de civilización y barbarie.
En el año 1937 publicó Pobre negro, en 1942 El forastero, y al año siguiente Sobre la misma tierra. En 1951 publicó La brizna de paja en el viento. En 1952 comienza a redactar su última novela Tierra bajo los pies, que permanecería inédita hasta su tardía publicación en 1973.
Toda su vida estuvo involucrado en la política y eso se ve reflejado en sus obras, es el 1945 participó en el golpe militar que llevó al poder a Rómulo Betancourt como presidente provisional del país, y fue en las primeras elecciones libres de Venezuela de 1947 cuando es elegido presidente de la nación mediante el sufragio universal, directo y secreto.
Toma el cargo presidencial el 15 de febrero de 1948 y se destacó por elevar la participación fiscal del estado en la renta petrolera de 43% al 50%, un esquema tributario conocido como «fifty/fifty» y que fue replicado posteriormente en varios países productores, notablemente Arabia Saudita.
Sin embargo en noviembre del mismo año el ejército se subleva en el Golpe de estado de 1948 bajo el mando de una junta militar encabezada por Carlos Delgado Chalbaud y lo destituyen de su cargo; muere así la experiencia democrática. Es en este momento que se va a Cuba y a México en 1949, y vive en la capital mexicana y en la ciudad de Morelia. Rómulo Gallegos regresó a su país al ser liberado éste de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez en 1958, pero ya no se dedicaría a la política.
Rómulo Gallegos falleció en la ciudad de Caracas en 1969, a los 84 años de edad. El 3 de mayo de 1994 el presidente Rafael Caldera había decretado los honores del Panteón Nacional para Gallegos, pero jamás fue sepultado porque la última voluntad del escritor era descansar junto a la tumba de su esposa Teotiste, en el ala sur del Cementerio General del Sur.

Comentarios via Facebook