Mi cuatro no volvió

Escrito por  //  28 Nov 2013  //  Unica  //  Comentarios

slider image

Tuve un cuatro cumanés,
buen entre otros tantos,
de una madera de encantos
y con robusta altivez;
sucedió que una vez
el cuatro se me rompió,
la caja se le rajó
en uno de sus lados,
necesitaba cuidados
y algo se me ocurrió.

Lo llevé donde un amigo
de muy buena confianza,
pues tenía la esperanza
de que volvería conmigo;
parece que fue un castigo
y no se por qué razón,
pero el cuatro en cuestión
jamás lo volví a ver,
eso me hizo entender
que hubo una confusión.

No puede ser un amigo,
mucho menos de confianza,
quien te quita la esperanza
y más bien te da castigo;
es así que no consigo
entender la situación,
yo le presté atención
en ese justo momento,
cuando le di el instrumento
para la reparación.

Y lo mejor de este cuento,
es que cuando preguntaba,
muy seguro contestaba
será para otro momento;
y yo muy descontento
mi camino continuaba,
y la esperanza menguaba
de que mi cuatro volviera,
eso hizo que yo viera
lo equivocado que estaba.

Biografía de José Jesús Alfonzo Boadas

José Jesús Alfonzo Boadas, nació en Santomé, estado Anzoátegui el 30 de diciembre de 1948, de la unión de Francisco Antonio Alfonzo y Juana Isabel Boadas de Alfonzo, residenciado con sus padres y hermanos en el campo petrolero “La Leona” hasta los cinco años, cuando su padre deja el trabajo en la Mene Grande Oil Company y se traslada al Valle del Espíritu Santo en la Isla de Margarita; allí transcurre la niñez y juventud de José Alfonzo, estudia la primaria en el Grupo Escolar Monseñor Eduardo Vásquez y culmina el bachillerato en el Liceo Francisco Antonio Rísquez de la Asunción, con cierta interrupción debido a que por enfermedad en una pierna estuvo un tiempo en La Guaira y fue operado en el Hospital San Juan de Dios de Caracas, de un tumor en la rodilla derecha.
Para el año 1970 se traslada a Caracas a estudiar Economía en la Universidad Central de Venezuela, proceso que se ve interrumpido por el cierre de la Universidad en tiempos del Gobierno del Presidente Rafael Caldera; José Alfonzo se ve obligado a trabajar y comienza el 16 de octubre de 1971 en el Ministerio de Fomento. El 2 de agosto del año 1973 contrae matrimonio en Guatire, estado Miranda con la señorita Esther María Piña Quijada; de dicha unión vienen al mundo Mónica Judith en 1974, Jairo José en 1975 y Patricia Esther en 1976.
El año 1979 se residencia con su familia definitivamente en Guatire, el año 1980 entra junto con su esposa a formar parte del Orfeón Régulo Rico del Centro de Educación Artística Andrés Eloy Blanco, en la cuerdas de tenor y soprano respectivamente, desde el año 1982 forma parte de la representación folclórica autóctona de la región, “La Parranda de San Pedro” y junto con algunos compañeros, en la medida que era posible, se dedica al quehacer serenatero y parrandero, sobre todo en el mes de diciembre; Se retira del orfeón el año 1988 en cierta forma decepcionado por no lograr darse a un cien por ciento, debido a problemas rítmicos, sin embargo continua regalando donde puede, el folclor oriental, de esta actividad, aupado por algunos amigos, surge la idea de grabar un disco. Para lograr este fin, José Alfonzo se inicia en la actividad de componer sus propias canciones, manteniendo en grado sumo, la música oriental, dándola a conocer en la más mínima oportunidad como parte importante de la música venezolana.
El año 1990 se ve cristalizado ese proyecto, dirigido por el músico guatireño Berto León Rojas y ayudado además por la empresa Pegaso Venezuela C.A, donde laboraba José Alfonzo como Jefe del departamento de Tráfico y Aduana, Pegaso cancela la fabricación de 1000 discos, dejando 700 para ellos y 300 le quedaban a José para llevarlos por distintas emisoras de radio del país; en el disco se incluyó una canción dedicada a Cumaná, la cual le dio el nombre al disco.
El año 1994 el Orfeón Régulo Rico, bajo la dirección de su fundador, el profesor Francisco José Mujica Toro, interpreta con motivo del 35 aniversario del Centro de Educación Artística Andrés Eloy Blanco “CEA”, su canción “El mar y yo”, con arreglo coral del maestro guatireño Pedro Muñoz, canción en la que José Alfonzo alude en cierta forma a su problema rítmico y se abandona a escuchar el canto del mar en la quietud y la adversidad.
Para el año 2001, José Alfonzo decide reiniciar sus estudios universitarios y el 9 de agosto de 2004 recibe su título de TSU en Administración mención informática, contaba ya con 55 años y lograba mención Cum Laude. Su título lo obtuvo en el Instituto Universitario de Tecnología “Elías Calixto Pompa” y en su graduación, el Orfeón Régulo Rico interpretó la canción “Canto al IUT Elías Calixto Pompa”, canción hecha como himno para el Instituto. Desde el año 2011, es el himno oficial del Instituto.
José Alfonzo le ha compuesto varias canciones a Guatire, entre ellas “Canto a Guatire”, un galerón que tuvo la oportunidad de cantar en medio de la misa central, con motivo de las fiestas patronales el año 2004.
El año 2005 musicalizó un poema del actor y poeta Rafael Kico Fonseca, titulado “Himno al Pabellón Zamorano”, el cual tuvo su primera audición interpretado por la Banda Municipal del Municipio Zamora, bajo la batuta del maestro Guillermo Tovar.

El año 2008 con la ayuda del Ministerio de la Cultura y la fundación Teretere publicó tres poemarios que llevan por títulos: Versos y mansos cantares, Versos de valle y mar y Versos y cantos orientales.
Desde el año 2011, José Alfonzo es reconocido por la gobernación del estado Miranda como Cultor de Honor y también pertenece a la Academia de la Historia del Municipio Zamora del referido estado.

Comentarios via Facebook